La Cereza

A lo largo de la historia de la humanidad, la cereza ha sido una fruta sumamente apreciada que ha gozado de alta estima en la gastronomía de las civilizaciones que la han conocido.

Es el primer fruto de hueso que, cada temporada, aparece en las mesas de nuestras casas, anunciando la llegada del buen tiempo y deleitando a grandes y pequeños con su delicado y exquisito sabor.

Los cerezos son árboles elegantes que se erigen como emblema de los lugares en que se cultivan. En primavera enriquecen el paisaje gracias a una floración espectacular, tras la cual, ofrecen al visitante sus pequeños y rojos tesoros.

INDICACIÓN GEOGRÁFICA PROTEGIDA: CEREZAS DE LA MONTAÑA DE ALICANTE

En la actualidad, Alicante es la provincia de la Comunidad Valenciana que más superficie dedica al cultivo de la cereza.

Es cultivo tradicional en la zona conocida como “Montaña de Alicante” una de las de mayor relieve montañoso de la Comunidad Valenciana donde el clima, las condiciones del terreno y la altura favorecen el desarrollo del cerezo en óptimas condiciones.

Hoy se ha logrado una capacidad productiva que permite ofrecer las cerezas amparadas por la Denominación Específica “Cerezas de la Montaña de Alicante” en los principales mercados nacionales y europeos, habiéndose constituido como la primera zona productiva española que, cada temporada, llega con sus cerezas en Europa, donde son muy apreciadas por su gran calidad.

Las cerezas de la Montaña de Alicante son de las variedades “Burlat”, “Tilagua”, “Planera”, “Picota”, “Starking”, “Corazón de Pichón” y “Ambrunesa”, procedentes del Prunus avium, Prunus cerasum, o de sus híbridos, destinados al consumo humano en fresco.

CARACTERÍSTICAS DE LA CEREZA DE LA MONTAÑA DE ALICANTE

Color: De rojo carmín a rojo vivo.
Sabor: Dulce.
Pulpa: blanda, de color rosa en vino tinto.
Forma: De bola, generalmente pequeña, puntiaguda en su base.
Presentación: Fruto unido a su pedúnculo.

Los comentarios están cerrados.